SEGUNDA CARTA DE SAN PABLO A LOS TESALONICENSES, EN AUDIO MP3

Divina Misericordia


Biblia Católica - Versión Ecuménica DIOS HABLA HOY (Con aprobación Eclesiástica)

Acerca de la ciudad de Tesalónica y la comunidad cristiana fundada allí por Pablo, véase la Introducción a 1 Tesalonicenses.

La Segunda Carta a los Tesalonicenses (2 Ts) presenta un paralelismo bastante grande con 1 Tesalonicenses, pero desarrolla más ampliamente el tema del regreso del Señor.

La carta comienza con una introducción en la que se encuentra el saludo (1.1-2), seguido de una acción de gracias a Dios y una petición por los cristianos de Tesalónica (1.3-12).

En la parte central se toca primero el tema del regreso del Señor (2.1-12). Esta carta quiere corregir algunos errores surgidos en la comunidad, pues al parecer algunos decían, basándose en una supuesta enseñanza de Pablo, que el regreso del Señor ya había tenido lugar.

A continuación se enseña cuáles son las actitudes que deben tener los cristianos (2.13-17), se piden oraciones por Pablo y sus colaboradores (3.1-5), y finalmente se pone a la comunidad en guardia contra algunos que llevan una vida indisciplinada y ociosa, basándose, según parece, en falsas ideas sobre la venida del Señor (3.6-15).

Se termina con una breve despedida (3.16-18).

La falta de referencia a la primera carta, y otras características literarias y de contenido han llevado a algunos a opinar que esta carta, a pesar del paralelismo 1 Tesalonicenses, pudo haber sido escrita por algún discípulo de Pablo, después de la muerte de éste. Si Pablo fue el autor, la escribió poco tiempo después de 1 Tesalonicenses.



Virgen de Guadalupe entre rosas

Como ciervo sediento en busca de un río, así, Dios mío, te busco a tí (Sal 42)

Deja tus preocupaciones al Señor, y él te mantendrá firme; nunca dejará que caiga el hombre que lo obedece (Sal 55, 23).

Depositen en él todas sus preocupaciones, pues él cuida de ustedes (1 Pe 5, 7)

Cuando Dios entra en acción, sus enemigos se dispersan (Sal 68).

Llámame y te responderé; y te mostraré cosas grandes y secretas que tu ignoras (Jer 33,3).

Me llamará, y yo le responderé, y estaré con él en la desgracia (Sal 91).

Deja que él te instruya, grábate en la mente sus palabras (Job 22, 22).

Yo te instruiré, te enseñaré el camino, te cuidaré, seré tu consejero (Sal 32,8).

"El Señor está cerca de los que lo invocan, de los que lo invocan con sinceridad. El cumple los deseos de los que lo honran; cuando le piden ayuda, los oye y los salva" (Sal 18-19)

Pidan y recibirán; busquen y encontrarán; llamen, y se les abrirá la puerta. Porque el que pide recibe, el que busca encuentra, y al que llama se le abrirá la puerta (Mt 7, 7).

Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman (Rm 8,28).

Todo lo que Dios ha hecho es bueno; él, a su tiempo, provee a todas las necesidades (Eclo 39, 16).

No hay que preguntar ¿porqué esto? ¿porqué aquello? porque todo tiene un propósito (Eclo 39, 21).

No hagas mal, y el mal no te alcanzará (Eclo 7,1).

Toda Escritura está inspirada por Dios y es útil para enseñar y reprender, para corregir y educar en una vida de rectitud, para que el hombre de Dios esté capacitado y completamente preparado para hacer toda clase de bien (2 Tim 3, 16).












Angeles. Imagen descargar. Download icon



SEGUNDA CARTA DE SAN PABLO A LOS TESALONICENSES.mp3





Sagrado Corazon de Jesus




Anterior
Ir arriba
Gracias a la Sabiduria, se enderezaron los pasos de los mortales (Sab.9,18)