CARTA DE SAN PABLO A FILEMON, EN AUDIO MP3

Filemon Sagradas Escrituras


Descargar la Biblia - Versión Ecuménica DIOS HABLA HOY (Con aprobación Eclesiástica)

La Carta a Filemón (Flm), la más breve de las cartas de Pablo, es una joya de la literatura cristiana primitiva. Aunque en ella el apóstol no pretende tratar profundos temas doctrinales, nos muestra de manera práctica y concreta lo que significaba para él haber aceptado la fe en Cristo y ser parte de su cuerpo.

El motivo de la carta, tal como puede deducirse de ella misma, es el siguiente: Onésimo, esclavo de Filemón, había cometido, al parecer, un hurto (cf. V. 18) y había huido de su casa. De alguna manera se encuentra con Pablo, que está preso, y le presta sus servicios. Entre tanto, por la predicación del apóstol, Onésimo se hace cristiano. Si bien a Pablo le serían muy útiles sus servicios, prefiere devolvérselo a su amo Filemón, como ordenaba la ley romana.

Al llevar esta carta a su amo, Onésimo podía esperar ser bien recibido, ya que Filemón también se había hecho cristiano por la predicación de Pablo.

En esta carta, Pablo no trata en forma teórica el problema de la esclavitud, pero nos deja ver lo que para él significaba ser cristiano. El está seguro de poder pedirle a Filemón que ahora reciba a Onésimo ya no como esclavo, sino como a un hermano querido (v. 16). Pablo se hace responsable por los perjuicios que Onésimo pudiera haberle causado.

Esta carta no habla de suprimir la esclavitud; sin embargo, expresa los principios que poco a poco deberían crear esa conciencia en la humanidad: Cristo hace hermanos a todos los hombres, por encima de las diferencias sociales. El amor puede superar todas las barreras.

No hay certeza sobre el lugar en que Pablo estaba preso cuando escribió esta carta. Se ha pensado en Roma, Cesarea y Éfeso. Tampoco hay certeza sobre la fecha de su composición.



Pentecostes

Como ciervo sediento en busca de un río, así, Dios mío, te busco a tí (Sal 42)

Deja tus preocupaciones al Señor, y él te mantendrá firme; nunca dejará que caiga el hombre que lo obedece (Sal 55, 23).

Depositen en él todas sus preocupaciones, pues él cuida de ustedes (1 Pe 5, 7)

Cuando Dios entra en acción, sus enemigos se dispersan (Sal 68).

Llámame y te responderé; y te mostraré cosas grandes y secretas que tu ignoras (Jer 33,3).

Me llamará, y yo le responderé, y estaré con él en la desgracia (Sal 91).

Deja que él te instruya, grábate en la mente sus palabras (Job 22, 22).

Yo te instruiré, te enseñaré el camino, te cuidaré, seré tu consejero (Sal 32,8).

El Señor está cerca de los que lo invocan, de los que lo invocan con sinceridad. El cumple los deseos de los que lo honran; cuando le piden ayuda, los oye y los salva (Sal 18-19).

Pidan y recibirán; busquen y encontrarán; llamen, y se les abrirá la puerta. Porque el que pide recibe, el que busca encuentra, y al que llama se le abrirá la puerta (Mt 7, 7).

Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman (Rm 8,28).

Todo lo que Dios ha hecho es bueno; él, a su tiempo, provee a todas las necesidades (Eclo 39, 16).

"No hay que preguntar ¿porqué esto? ¿porqué aquello? porque todo tiene un propósito" (Eclo 39, 21)

No hagas mal, y el mal no te alcanzará (Eclo 7,1).

Toda Escritura está inspirada por Dios y es útil para enseñar y reprender, para corregir y educar en una vida de rectitud, para que el hombre de Dios esté capacitado y completamente preparado para hacer toda clase de bien (2 Tim 3, 16).










imagen descargar. Download icon



CARTA DE SAN PABLO A FILEMON.mp3





Rosa Mistica




Anterior
Ir arriba
Gracias a la Sabiduria, se enderezaron los pasos de los mortales (Sab.9,18)