CARTA DE SAN PABLO A LOS FILIPENSES, EN AUDIO MP3

Angeles de Dios


Descargar Cartas de San Pablo en audio - Versión Ecuménica DIOS HABLA HOY (Con aprobación Eclesiástica)

La iglesia de Filipos fue fundada por Pablo en su segundo viaje misionero, como se narra en Hch.16.12-40. Filipos era en tiempos del apóstol una ciudad importante de la provincia romana de Macedonia. Estaba situada en lo que es hoy la parte norte de Gracia. Fue, por consiguiente, el lugar donde se formó la primera comunidad cristiana de Europa.

Las relaciones de Pablo con los cristianos de Filipos fueron especialmente cordiales (cf. Flp 1.3-8;4.1). En diversas ocasiones, ellos ofrecieron a Pablo ayuda económica; y aunque Pablo tenía como principio anunciar el evangelio gratuitamente (cf. 1 Co 9.12-18), aceptó con gratitud la ayuda de los filipenses (cf. Flp 4.10-18).

Uno de los motivos de esta carta (Flp) fue agradecer el donativo que los filipenses le habían enviado por medio de un cristiano llamado Epafrodito (Flp 4.18). Para Pablo, que se encontraba prisionero, este gesto de solidaridad era especialmente significativo. Y aprovechaba la oportunidad para dar algunas instrucciones a esta comunidad que tanto estimaba.

La carta comienza con el saludo de costumbre (1.1-2), seguido de una acción de gracias y una petición a Dios por los cristianos de Filipos donde aparece ya el especial cariño de Pablo por esta iglesia y su agradecimiento (1.3-11).

paloma

En la parte central de la carta (1.12-4.20) pueden distinguirse seis secciones o temas principales.

1. En primer lugar, Pablo informa a los cristianos de Filipos sobre el progreso del evangelio, a pesar de la situación en que él personalmente se encuentra. Está preso y no sabe cuál va a ser su suerte en el futuro (1.12-26).

2. En seguida hace una serie de exhortaciones. Ante todo, los cristianos deben vivir de acuerdo con el evangelio. Pablo les recomienda en especial la armonía y la humildad. Como fundamento de esta actitud cristiana está su unión con Cristo. Aquí se encuentra el hermoso himno sobre la humillación y exaltación de Cristo. Siguen sus nuevas exhortaciones (1.27-2.18).

3. A continuación hay una sección que se refiere a dos colaboradores de Pablo: Timoteo y Epafrodito. El segundo pertenecía a la comunidad de Filipos (2.19-30).

4. Viene luego una sección en que el tono se hace más polémico. Pablo quiere poner en guardia a la comunidad frente a algunos que enseñan la necesidad de la circuncisión y el sometimiento a la ley de Moisés, y les recuerda el ejemplo que les dio (3.1-4.1).

5. Después viene otra serie de exhortaciones, algunas particulares, especialmente a la concordia en la comunidad, y otras más generales (4.2-9).

6. Finalmente, Pablo agradece la ayuda que los filipenses le han enviado (4.10-20).

La carta concluye con una breve despedida (4.21-23).

Pablo escribió esta carta estando en prisión (1.7,13,17). Pero no se da ninguna indicación precisa sobre el sitio en que se encontraba, fuera de insinuar que estaba preso por la autoridad romana (1.13). Se ha pensado en Roma (cf. Hch 28.16-31), en Cesarea (cf. Hch 24.27) o en Éfeso. Estas no son las únicas probabilidades, ya que Pablo estuvo preso en varias ocasiones y diversos lugares (cf. 2 Co 11.23, escrito antes de las prisiones de Cesarea y Roma).

Por otra parte, los cambios bruscos que hay en algunas secciones (especialmente Flp. 3.1b-21, comparado con lo anterior) han llevado a algunos a pensar que aquí se han reunido dos cartas distintas de Pablo a los Filipenses.

El lenguaje y la doctrina son típicamente paulinos en todas las partes.

La carta fue escrita en la década del 50 al 60, sin que sea posible precisar más la fecha.



Dios Padre Celestial

Como ciervo sediento en busca de un río, así, Dios mío, te busco a tí (Sal 42)

Deja tus preocupaciones al Señor, y él te mantendrá firme; nunca dejará que caiga el hombre que lo obedece (Sal 55, 23).

Depositen en él todas sus preocupaciones, pues él cuida de ustedes (1 Pe 5, 7)

Cuando Dios entra en acción, sus enemigos se dispersan (Sal 68).

Llámame y te responderé; y te mostraré cosas grandes y secretas que tu ignoras (Jer 33,3).

"Me llamará, y yo le responderé, y estaré con él en la desgracia" (Sal 91)

Deja que él te instruya, grábate en la mente sus palabras (Job 22, 22).

Yo te instruiré, te enseñaré el camino, te cuidaré, seré tu consejero (Sal 32,8).

El Señor está cerca de los que lo invocan, de los que lo invocan con sinceridad. El cumple los deseos de los que lo honran; cuando le piden ayuda, los oye y los salva (Sal 18-19).

Pidan y recibirán; busquen y encontrarán; llamen, y se les abrirá la puerta. Porque el que pide recibe, el que busca encuentra, y al que llama se le abrirá la puerta (Mt 7, 7).

Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman (Rm 8,28).

Todo lo que Dios ha hecho es bueno; él, a su tiempo, provee a todas las necesidades (Eclo 39, 16).

No hay que preguntar ¿porqué esto? ¿porqué aquello? porque todo tiene un propósito (Eclo 39, 21).

No hagas mal, y el mal no te alcanzará (Eclo 7,1).

Toda Escritura está inspirada por Dios y es útil para enseñar y reprender, para corregir y educar en una vida de rectitud, para que el hombre de Dios esté capacitado y completamente preparado para hacer toda clase de bien (2 Tim 3, 16).












imagen descargar. Download icon




CARTA DE SAN PABLO A LOS FILIPENSES.mp3






Virgen Maria Puerta del Cielo




Anterior
Ir arriba
Gracias a la Sabiduria, se enderezaron los pasos de los mortales (Sab.9,18)