ROSARIO EN AUDIO MP3 PARA DESCARGAR GRATIS.


Misterios del Rosario Meditado - Cabecera


"El Rosario es el arma de combate de las batallas espirituales de los Ultimos Tiempos" (Sor Lucía, vidente de Fátima)


"La familia que reza unida permanece unida" (Padre Patrick Peyton, fundador de la Cruzada del Rosario Familiar)


“Quisiera que los días tuvieran 48 horas para poder redoblar los Rosarios” (Todo los dones y prodigios para las almas, el Padre Pio los obtenía a través del Santo Rosario.


"También ira (al Cielo), pero tiene que rezar antes muchos rosarios" (Ntra. Señora de Fátima sobre el vidente Francisco)



DESCARGAR EL ROSARIO CON LETANIAS



Virgen del Rosario



misterios del rosario (gozo-letrero)




En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

1) Primer Misterio: Anunciación del Arcángel San Gabriel a María y Encarnación del Hijo de Dios.

Dios envió al Ángel Gabriel a donde una virgen llamada María que vivía en Nazareth y que era prometida de José. Entró el Ángel a su casa y le dijo "Alégrate, tu la amada y favorecida, el Señor está contigo". Estas palabras la asustaron y se preguntaba que quería decir ese saludo, pero el Ángel le dijo: "No temas María, porque has encontrado el favor de Dios. Vas a quedar embarazada y darás a luz a un hijo al que pondrás el nombre de Jesús; será grande entre los hombres y con razón lo llamarán "Hijo del Altísimo".

Padre Nuestro. Ave María (10 veces). Gloria.

2) Segundo Misterio: María Santísima visita a su prima Isabel.

Por esos días, María partió apresuradamente a una Ciudad de Judá. Entró en la casa de Zacarías y saludó a Isabel; Isabel se llenó del Espíritu Santo y exclamó: "Bendita eres entre todas las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre ¿porqué se me ha concedido que venga a mí, la Madre de mi Salvador? Apenas llegó tu saludo a mis oídos, el niño saltó de alegría en mis entrañas ¡Sí, feliz tu que creíste, porque sin duda se cumplirá lo que te prometió el Señor!"


Padre Nuestro. Ave María (10 veces). Gloria.

3) Tercer Misterio: Nacimiento de Jesús en el portal de Belén, pobre y humilde.

En esos días el emperador dictó una ley, que ordenaba hacer un censo en todo el imperio. Todos iban a inscribirse a sus respectivas ciudades. José como era descendiente de David, salió de Nazareth y fue a Belén para inscribirse con María, que estaba encinta. Estando en Belén le llegó el día de tener a su hijo, y dio a luz a su primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en una pesebrera, porque no había lugar en la posada.

Padre Nuestro. Ave María (10 veces). Gloria.

4) Cuarto Misterio: Presentación del niño Jesús en el Templo y purificación de su Santísima Madre.

Cuando llegó el día en que de acuerdo a la ley, debían cumplir el rito de purificación de la madre, llevaron al niño a Jerusalén, ahí lo consagraron al Señor, tal como está escrito en la ley. Había en Jerusalén un anciano llamado Simeón, que era muy bueno y piadoso. Vino al Templo inspirado por Dios cuando traían al niño. Simeón tomó en brazos al niño y bendijo a Dios diciendo "Señor, ahora puedes dejar a tu siervo que muera en paz, porque mis ojos han visto a tu Salvador".

Padre Nuestro. Ave María (10 veces).


Gloria.

5) Quinto Misterio: Pérdida y hallazgo del niño Jesús en el Templo.

Los padres de Jesús iban todos los años a Jerusalén para la Fiesta de Pascua, y cuando cumplió 12 años fue también con ellos. Al terminar los días de Fiesta, Jesús se quedó en Jerusalén sin que sus padres lo notaran. Creyendo que se hallaba en el grupo que partía, caminaron todo un día y después se pusieron a buscarlo. Después de 3 días lo hallaron en el Templo sentado en medio de los Maestros de la ley, escuchándoles y haciéndoles preguntas. Al encontrarlo, su madre le dijo "Hijo, tu padre y yo te buscábamos". El les contestó "¿y porque me buscaban? ¿No saben que tengo que ocuparme de los asuntos de mi Padre?"

Padre Nuestro. Ave María (10 veces). Gloria.


ORACIONES FINALES:

Padre Nuestro.

Dios te salve María Santísima, hija de Dios Padre, Virgen Purísima, en tus manos encomendamos nuestra fe para que la ilumines, llena eres de Gracia, el Señor es contigo, bendita eres entre las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve María Santísima, Madre de Dios Hijo, Virgen Purísima, en tus manos encomendamos nuestra esperanza para que la alientes, llena eres de Gracia, el Señor es contigo, bendita eres entre las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve María Santísima, Esposa de Dios Espíritu Santo, Virgen Purísima, en tus manos encomendamos nuestra caridad para que la aumentes, llena eres de Gracia, el Señor es contigo, bendita eres entre las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve María Santísima, Templo y Sagrario de la beatísima Trinidad, Virgen concebida sin la culpa original. Amén.

Dios te salve, Reina y Madre de Misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra. Dios te salve, a ti llamamos los desterrados hijos de Eva, a ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea pues Señora abogada nuestra, vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos, y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre, oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María, ruega por nosotros Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.


LETANIAS A LA VIRGEN:


Señor, ten piedad de nosotros. .......Se repite,
Cristo, ten piedad de nosotros. .......Se repite,
Señor, ten piedad de nosotros. .......Se repite,
Cristo, óyenos. .......Se repite,
Cristo, escúchanos. .......Se repite,
Dios Padre Celestial, .......ten piedad de nosotros,
Dios Hijo Redentor del mundo, .......ten piedad de nosotros,
Dios Espíritu Santo, .......ten piedad de nosotros,
Santísima Trinidad que eres un solo Dios, .......ten piedad de nosotros,

Santa María, .......ruega por nosotros,
Santa Madre de Dios, .......ruega por nosotros,
Santa Virgen de las vírgenes, .......ruega por nosotros,
Madre de Jesucristo, .......ruega por nosotros,
Madre de la Iglesia, .......ruega por nosotros,
Madre de la divina Gracia, .......ruega por nosotros,
Madre purísima, .......ruega por nosotros,
Madre castísima, .......ruega por nosotros,
Madre Virgen, .......ruega por nosotros,
Madre Inmaculada, .......ruega por nosotros,
Madre amable, .......ruega por nosotros,
Madre admirable, .......ruega por nosotros,
Madre del buen consejo, .......ruega por nosotros,
Madre del Creador, .......ruega por nosotros,
Madre del Salvador, .......ruega por nosotros,
Virgen prudentísima, .......ruega por nosotros,
Virgen venerable, .......ruega por nosotros,
Virgen laudable, .......ruega por nosotros,
Virgen poderosa, .......ruega por nosotros,
Virgen clemente, .......ruega por nosotros,
Virgen fiel, .......ruega por nosotros,
Espejo de Santidad, .......ruega por nosotros,
Trono de la Sabiduría, .......ruega por nosotros,
Causa de nuestra alegría, .......ruega por nosotros,
Vaso espiritual, .......ruega por nosotros,
Vaso digno de honor, .......ruega por nosotros,
Vaso insigne de devoción, .......ruega por nosotros,
Rosa Mística, .......ruega por nosotros,
Torre de David, .......ruega por nosotros,
Torre de marfil, .......ruega por nosotros,
Casa de oro, .......ruega por nosotros,
Arca de la Alianza, .......ruega por nosotros,
Puerta del Cielo, .......ruega por nosotros,
Estrella de la mañana, .......ruega por nosotros,
Salud de los enfermos, .......ruega por nosotros,
Refugio de los pecadores, .......ruega por nosotros,
Consuelo de los afligidos, .......ruega por nosotros,
Auxilio de los cristianos, .......ruega por nosotros,
Reina de los Ángeles, .......ruega por nosotros,
Reina de los Patriarcas, .......ruega por nosotros,
Reina de los Profetas, .......ruega por nosotros,
Reina de los Apóstoles, .......ruega por nosotros,
Reina de los Mártires, .......ruega por nosotros,
Reina de los Confesores, .......ruega por nosotros,
Reina de las vírgenes, .......ruega por nosotros,
Reina de todos los Santos, .......ruega por nosotros,
Reina concebida sin la culpa original, .......ruega por nosotros,
Reina elevada al Cielo, .......ruega por nosotros,
Reina del Santísimo Rosario, .......ruega por nosotros,
Reina de la paz, .......ruega por nosotros,
Reina del mundo, .......ruega por nosotros,

Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, .......perdónanos Señor,
Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, .......óyenos Señor,
Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, .......ten misericordia de nosotros.

Ruega por nosotros Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

OREMOS:

Señor Dios Todopoderoso, haz que por la Intercesión de Santa María la Virgen -nosotros, tus hijos- vivamos alegres en medio de las dificultades del mundo, y alcancemos la felicidad de tu Reino Eterno. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.




ícono de descargas. Download icon


ROSARIO MARIANO MEDITADO (MISTERIOS DE GOZO).mp3
ROSARIO MARIANO MEDITADO (MISTERIOS DE GOZO).doc
ROSARIO MARIANO MEDITADO (MISTERIOS DE GOZO).pdf



misterios del rosario (luz-letrero)

EL SANTO ROSARIO MEDITADO

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor, Dios nuestro. En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Mi Señor y Redentor, yo me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy, y me pesa de todo corazón, porque con ellos he ofendido a un Dios tan bueno. Propongo firmemente no volver a pecar, y confío que por tu infinita misericordia, me has de conceder el perdón de mis culpas y me has de llevar a la Vida Eterna. Amén.

MISTERIOS LUMINOSOS:

¿Quién fue Jesús? ¿Qué secreto encierra este ser fascinante nacido hace 2,000 años en una aldea del imperio romano y ejecutado como un malhechor? ¿Quién fue este hombre que ha marcado decisivamente la religión, la cultura y hasta imponer -incluso- su calendario?

Probablemente nadie ha tenido un poder tan grande sobre los corazones, nadie ha expresado como Él las inquietudes e interrogantes del ser humano; ¡nadie ha despertado tantas esperanzas!

Es difícil no quedar atraído por su persona. Jesús aporta una luz diferente a la vida ¡Jesús enseña a vivir con sencillez y dignidad! Nada es más decisivo que dejarnos iluminar por Él.

 

1) PRIMER MISTERIO: EL BAUTISMO DE JESUS.

¡Qué gran bendición es el agua! Ella tiene un significado simbólico de carácter sagrado, porque el agua lava, purifica, refresca y da vida. El bautismo es eso, sumergirnos en el agua viva que procede de Dios; un agua sabrosa, que nos purifica y nos hace nacer a una vida nueva.

Imaginemos la escena: Juan está bautizando en el Jordán, Jesús se acerca y cuando se sumerge se presentan también el Espíritu Santo en forma de paloma, y Dios Padre, que dice unas palabras que hoy te repite a ti: "tú eres mi hijo, el amado, la amada, a quien miro con complacencia". Debemos vivir como bendecidos y predilectos de Dios.

El bautismo no puede reducirse a un evento social; es compromiso; es el inicio del camino con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo ¡Sumérgete en esa agua viva que es signo de la Misericordia de Dios que se derrama a raudales sobre ti!, para bendecirte, renovarte y llenarte de vida, y que esa vida que se te comunica, la compartas con los demás.

Padre Nuestro.

Ave María (10 veces).

¡Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo! Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

¡Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del Infierno, lleva todas las almas al Cielo, especialmente a las más necesitadas de tu Misericordia!

 

2) SEGUNDO MISTERIO: LAS BODAS DE CANÁ.

Había una gran fiesta de boda, ahí está María ayudando a los novios; llega Jesús con sus discípulos. A Jesús y María le encantan las fiestas, especialmente las bodas. Nosotros no vamos a terminar nuestra vida en un velorio, estamos invitados a un banquete del bueno. Todos bailan, comen los pequeños de la época, hay música y mucha alegría, entonces se acaba el vino.

Los novios apenados no saben qué hacer, pero María sí. Va donde Jesús y le cuenta lo que pasa, "mujer, porqué me pides eso, aún no ha llegado mi hora". Esa fue la respuesta al parecer negativa de Jesús, pero su mamá que lo conocía muy bien, dijo a los sirvientes: "hagan lo que Él les diga".

Hoy también ella nos repite a nosotros: "hagan lo que Él les diga".

Y las 6 garrafas de 100 litros llenas de agua se transforman en vino; vino rojo, exquisito y abundante, que representa la fuerza y poder de la Sangre de Cristo. Por eso decimos: "Sangre de Cristo, embriágame". Escucho la voz de Jesús que me pregunta: "¿te falta vino?" y respondo: "sí, pon vino sabroso en mi vida; transfórmame en alegría, transfórmame en fiesta". A Dios lo encontramos en la vida, en una boda, en el encuentro con los demás; en el trabajo.

Si no encontramos a Dios en la vida, va a ser difícil que lo encontremos en el Templo.

¡Compartamos todos el vino de la cordialidad! Vamos a poner en nuestra vida aroma, sabor y color con una religiosidad renovada. Hagamos de nuestras iglesias lugares alegres, porque ahí celebramos la fiesta del amor de Dios!

Padre Nuestro.

Ave María (10 veces).

¡Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo! Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

¡Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del Infierno, lleva todas las almas al Cielo, especialmente a las más necesitadas de tu Misericordia!

 

3) TERCER MISTERIO: EL ANUNCIO DEL REINO DE DIOS.

Jesús fue caminando de pueblo en pueblo proclamando y anunciando la buena noticia del reino de Dios. Es sin duda, el núcleo central de su predicación. Todo lo que dice y hace, está al servicio del reino. El reino de Dios es la clave para captar el sentido que Jesús da a su vida, muerte y resurrección.

Si Dios viene a reinar no es para manifestar su poderío por encima de todos; su reinado es para introducir en la vida su Misericordia y llenar la Creación entera de su compasión. Esta Misericordia, asumida de manera responsable por todos, es la que puede destruir a Satán, personificación de ese mundo hostil que trabaja contra Dios y contra el ser humano.

Jesús habla del reino de Dios, pero no llama a Dios rey, sino Padre. Declara de manera rotunda que el reino es para los que sufren. Sus preferidos son los enfermos sin esperanza, los hambrientos, los que caminan por la vida sin amor, hogar ni amistad; las mujeres maltratadas por sus esposos o compañeros; los que están condenados a pasar su vida en la cárcel; los que viven hundidos en su culpabilidad; las prostitutas esclavizadas por tantos intereses turbios; los niños que no conocen el cariño de sus padres; los que mueren solos y son enterrados sin cruz ni Oración.

Pensemos en los problemas de nuestra familia, de nuestra comunidad; violencia, drogas….

Padre Nuestro.

Ave María (10 veces).

¡Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo! Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

¡Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del Infierno, lleva todas las almas al Cielo, especialmente a las más necesitadas de tu Misericordia!

 

4) CUARTO MISTERIO: LA TRANSFIGURACION DEL SEÑOR.

Es una tarde cálida, Jesús invita a Pedro, Juan y Santiago a que lo acompañen a subir un monte muy alto. Al llegar a la cumbre, Jesús se puso en Oración, y los Apóstoles se echaron a descansar. De repente, despiertan deslumbrados por el resplandor que salía del cuerpo de Jesús; volvieron los ojos hacia Él y lo vieron transfigurado. A su lado aparecían dos personajes insignes: Moisés y Elías, y cosa extraña, en medio de aquellos resplandores de Gloria, hablaban de cómo Jesús padecería y moriría en Jerusalén.

Pedro, que en su asombro no sabía lo que decía, exclamó "¡Qué bien se está aquí! No nos vayamos nunca". Luego se escuchó la voz de Dios que decía: "Este es mi hijo, mi elegido, escúchenlo". Los discípulos aterrados cayeron sobre sus rostros. Jesús se acercó a ellos y les dijo, como aún hoy nos dice a nosotros: "¡levántense, no tengan miedo!".

Con esta manifestación sobrenatural, Jesús buscaba fortalecer la fe de estos tres discípulos que pronto serían testigos de su agonía en Getsemaní, donde la luz da paso a la oscuridad, y que ellos supieran que sus enseñanzas eran Palabra de Dios, y que en Él se cumplirían todas las profecías.

Ese es el significado de la presencia de Moisés con las tablas de la Ley y Elías en su visión profética.

Señor, tu eres luz resplandeciente que brota para iluminarnos en las horas claras y oscuras. Nosotros debemos ser reflejo de esa luz en la oscuridad del mundo; hemos sido llamados a ser luz entre las tinieblas.

Padre Nuestro.

Ave María (10 veces).

¡Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo! Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

¡Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del Infierno, lleva todas las almas al Cielo, especialmente a las más necesitadas de tu Misericordia!

 

5) QUINTO MISTERIO: LA INSTITUCION DE LA EUCARISTIA.

Esta es la noche en que se desborda el amor de Dios. La emotividad de Jesús está a flor de piel; ha llegado el momento de dar la prueba de amor más grande; el simbolismo será sustituido por la realidad. Ahora la pascua judía está a punto de desaparecer para dar lugar a la pascua cristiana; el cordero que ahora se ofrece a Dios para la liberación de la esclavitud del pecado y de la muerte es el mismo Cristo.

Se sienta a la mesa lleno de emotividad toma el pan en sus manos, lo bendice y lo reparte entre todos: "Este es mi cuerpo, que será entregado por ustedes". Con la misma sencilla majestad, toma la copa con el vino, lo bendice y les dice: "beban todos de él, porque ésta es la sangre de la alianza, que será derramada por todos. Hagan esto en memoria mía". Así, con esa sublime sencillez, se celebra la primera Misa de la historia; nos enseña a compartir el pan material y espiritual con todos nuestros hermanos para que a nadie le falte el alimento.

Tenía presentes a los Sacerdotes que le habían de consagrar, las almas que lo habrían de recibir dignamente, y pensaba también en mí; ¿Qué piensa Jesús de mis comuniones, de mi actitud y mi conducta durante la Misa?

Es la noche de la traición, y hasta nuestro tercer milenio es la continuación de esa noche triste en la que muchos discípulos sacrílegos al recibirlo en su boca le han dado un beso traidor.

Si Jesús pregunta: "¿Sabes lo que he hecho por ti?" ¿cuál sería tu respuesta?

Padre Nuestro.

Ave María (10 veces).

¡Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo! Como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

¡Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del Infierno, lleva todas las almas al Cielo, especialmente a las más necesitadas de tu Misericordia!

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia; vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva, a ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea pues, Señora abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre ¡Oh clemente! ¡Oh piadosa! ¡Oh dulce Virgen María!

Ruega por nosotros Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar y gozar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén.




ícono de descargas. Download icon


ROSARIO MARIANO MEDITADO (MISTERIOS DE LUZ).mp3
ROSARIO MARIANO MEDITADO (MISTERIOS DE LUZ).doc
ROSARIO MARIANO MEDITADO (MISTERIOS DE LUZ).pdf



misterios del rosario (dolor-letrero)

EL SANTO ROSARIO

MISTERIOS DOLOROSOS

 

1) PRIMER MISTERIO: Oración de Jesús en el huerto de los Olivos.

Llegó Jesús a una propiedad llamada Getsemaní y dijo a sus discípulos: "Siéntense aquí, mientras yo voy a Orar". Llevó consigo a Pedro y a los hijos de Zebedeo, y comenzó a sentir tristeza. Les dijo entonces: "¡siento una tristeza de muerte!, quédense ustedes velando conmigo". Fue un poco más lejos e hizo ésta Oración: "¡Padre!, si es posible aleja de mi esta copa. Sin embargo, que se cumpla no lo que yo quiero, sino lo que quieres tu".

Volvió donde sus discípulos y los halló dormidos, y dijo a Pedro: "¿No han tenido valor de acompañarme ni una hora?" "¡Estén despiertos y Orando para que no caigan en tentación; el espíritu es animoso, pero la carne es débil!"

Padre Nuestro.

Ave María (10 veces)

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

2) SEGUNDO MISTERIO: Jesús es azotado.

Los jefes judíos convencieron a la gente que pidiera la libertad de Barrabás y la condenación de Jesús.

Cuando el Gobernador volvió a preguntarles: "¿cuál de los dos quieren que les deje en libertad?", ellos contestaron: "¡a Barrabás!". Pilato les dijo: "¿y qué hago con Jesús?", todos contestaron: "¡que sea crucificado!". Pilato insistió: "¿Qué maldad ha hecho?", pero los gritos del pueblo fueron cada vez más fuertes.

Al darse cuenta de que no conseguía nada, pidió agua y se lavó las manos diciendo: "yo no me hago responsable de la muerte de este inocente, es cosa de ustedes".

Padre Nuestro.

Ave María (10 veces)

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

3) TERCER MISTERIO: Jesús es coronado de espinas.

Los soldados llevaron a Jesús al palacio del Gobernador y reunieron toda la tropa a su alrededor; le quitaron sus vestidos y le pusieron una capa de soldado; después le colocaron en la cabeza una corona con espinas y en la mano una caña. Doblaban la rodilla ante Jesús y se burlaban de él diciendo: "¡viva el rey de los judíos!", le escupían la cara y le pegaban en la cabeza.

Después que se burlaron de él, le quitaron la capa, le pusieron su ropa y lo llevaron a crucificar.

Padre Nuestro.

Ave María (10 veces)

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

4) CUARTO MISTERIO: Jesús lleva la cruz a cuestas.

Era el día de la preparación de la Pascua. Pilato dijo a los judíos: "ahí tienen a su rey". Ellos gritaron: "¡fuera, fuera!" "¡crucifícalo!". Pilato les respondió: "¿quieren que crucifique a su rey?", contestaron: "no tenemos más rey que el César", entonces Pilato les entregó a Jesús para que fuera crucificado.

Ellos se apoderaron de Jesús y lo llevaron con su cruz a cuestas a un lugar llamado "Calavera", que en hebreo se dice "Gólgota".

Padre Nuestro.

Ave María (10 veces)

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

5) QUINTO MISTERIO: Jesús muere en la Cruz en medio de dos malhechores.

Desde el mediodía hasta las tres de la tarde se cubrió de tinieblas la Tierra. Cerca de las tres, Jesús gritó: "¡Dios mío! ¡Dios mío! ¿Por qué me has abandonado?"; al oírlo algunos decían: "está llamando a Elías", y luego uno de ellos tomó una esponja, la empapó en vinagre, y poniéndola en la punta de una caña le daba de beber. Otros decían: "¡déjalo!, veamos si viene Elías a liberarlo". Entonces Jesús gritando de nuevo entregó su espíritu.

Padre Nuestro.

Ave María (10 veces)

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

PADRE NUESTRO EN LATIN (JUAN PABLO II):

Pater Noster, qui es in caelis, sanctificétur nomen Tuum, adveniat Regnum Tuum, fiat volúntas tua, sicut in caelo et in terra.

Panem nostrum cotidiánum da nobis hódie, et dimitte nobis débita nostra, sicut et nos dimittímus debitóribus nostris; et ne nos indúcas in tentationem, sed libera nos a malo.

Amén.

AVE MARIA EN LATIN (JUAN PABLO II):

Ave María, gratia plena, Dominus tecum, benedicta tu in muliéribus, et benedictus fructus ventris tui Iesus.

Sancta María, Mater Dei, ora pro nobis peccatoribus, nunc et in ora mortis nostrae.

Amén.



Letanias virgen maria


Señor, ¡ten piedad de nosotros,
Cristo, ¡ten piedad de nosotros,
Señor, ¡ten piedad de nosotros,
Cristo, ¡óyenos!
Cristo, ¡escúchanos!
Dios Padre Celestial, ¡ten piedad de nosotros!
Dios Hijo Redentor del mundo, ¡ten piedad de nosotros!
Dios Espíritu Santo, ¡ten piedad de nosotros!
Santísima Trinidad que eres un solo Dios, ¡ten piedad de nosotros!

Santa María, .......ruega por nosotros,
Santa Madre de Dios, .......ruega por nosotros,
Santa Virgen de las vírgenes, .......ruega por nosotros,
Madre de Jesucristo, .......ruega por nosotros,
Madre de la Iglesia, .......ruega por nosotros,
Madre de la divina Gracia, .......ruega por nosotros,
Madre purísima, .......ruega por nosotros,
Madre castísima, .......ruega por nosotros,
Madre Virgen, .......ruega por nosotros,
Madre Inmaculada, .......ruega por nosotros,
Madre amable, .......ruega por nosotros,
Madre admirable, .......ruega por nosotros,
Madre del buen consejo, .......ruega por nosotros,
Madre del Creador, .......ruega por nosotros,
Madre del Salvador, .......ruega por nosotros,
Virgen prudentísima, .......ruega por nosotros,
Virgen venerable, .......ruega por nosotros,
Virgen laudable, .......ruega por nosotros,
Virgen poderosa, .......ruega por nosotros,
Virgen clemente, .......ruega por nosotros,
Virgen fiel, .......ruega por nosotros,
Espejo de Santidad, .......ruega por nosotros,
Trono de la Sabiduría, .......ruega por nosotros,
Causa de nuestra alegría, .......ruega por nosotros,
Vaso espiritual, .......ruega por nosotros,
Vaso digno de honor, .......ruega por nosotros,
Vaso insigne de devoción, .......ruega por nosotros,
Rosa Mística, .......ruega por nosotros,
Torre de David, .......ruega por nosotros,
Torre de marfil, .......ruega por nosotros,
Casa de oro, .......ruega por nosotros,
Arca de la Alianza, .......ruega por nosotros,
Puerta del Cielo, .......ruega por nosotros,
Estrella de la mañana, .......ruega por nosotros,
Salud de los enfermos, .......ruega por nosotros,
Refugio de los pecadores, .......ruega por nosotros,
Consuelo de los afligidos, .......ruega por nosotros,
Auxilio de los cristianos, .......ruega por nosotros,
Reina de los Ángeles, .......ruega por nosotros,
Reina de los Patriarcas, .......ruega por nosotros,
Reina de los Profetas, .......ruega por nosotros,
Reina de los Apóstoles, .......ruega por nosotros,
Reina de los Mártires, .......ruega por nosotros,
Reina de los Confesores, .......ruega por nosotros,
Reina de las vírgenes, .......ruega por nosotros,
Reina de todos los Santos, .......ruega por nosotros,
Reina concebida sin la culpa original, .......ruega por nosotros,
Reina elevada al Cielo, .......ruega por nosotros,
Reina del Santísimo Rosario, .......ruega por nosotros,
Reina de la paz, .......ruega por nosotros,
Reina del mundo, .......ruega por nosotros,

Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, .......perdónanos Señor,
Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, .......óyenos Señor,
Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, .......ten misericordia de nosotros.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo.

OREMOS:

Señor Dios Todopoderoso, haz que por la intercesión de Santa María -la Virgen- nosotros, tus hijos, vivamos alegres en medio de las dificultades del mundo, y alcancemos la felicidad de tu reino eterno. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.


Dios te salve, reina y madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva, a ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora abogada nuestra, vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos, y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre ¡Oh clemente! ¡Oh piadosa! ¡Oh dulce Virgen María!


Querida y tierna madre mía María ¡ampárame! Cuida de mi inteligencia, de mi corazón, de mi sentir, para que nunca cometa el pecado; santifica mis pensamientos, afectos, palabras y acciones para que pueda agradar a ti y a tu Jesús, y Dios mío, y contigo llegue al Paraíso. Jesús y María, dadme vuestra Santa bendición. En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.




ícono de descargas. Download icon


ROSARIO MARIANO MEDITADO (MISTERIOS DE DOLOR).mp3
ROSARIO MARIANO MEDITADO (MISTERIOS DE DOLOR).doc
ROSARIO MARIANO MEDITADO (MISTERIOS DE DOLOR).pdf



misterios del rosario (gloriosos-letrero)

EL SANTO ROSARIO

MISTERIOS GLORIOSOS

 

1) PRIMER MISTERIO: Jesús resucita de entre los muertos.

Cuando pasó el sábado, María Magdalena, María madre de Santiago y Salomé, compraron aromas para embalsamar el cuerpo. Y muy temprano -el primer día de la semana- llegaron al sepulcro, pero vieron que la piedra había sido echada a un lado. Al entrar al sepulcro vieron a un joven vestido enteramente de blanco. Él les dijo: "¿ustedes buscan a Jesús Nazareno, el que fue crucificado? ¡Resucitó! ¡No está aquí, este fue el lugar en el que lo pusieron!"

Padre Nuestro.

Ave María (10 veces)

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

2) SEGUNDO MISTERIO: Ascensión de nuestro Señor Jesucristo a los Cielos.

Jesús condujo a los Apóstoles a Betania y levantando las manos los bendijo. Y mientras los bendecía se alejó de ellos y fue llevado al Cielo. Ellos se postraron ante Él y volvieron muy alegres a Jerusalén, donde permanecían constantemente en el Templo alabando a Dios.

Padre Nuestro.

Ave María (10 veces)

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

3) TERCER MISTERIO: La venida del Espíritu Santo sobre los Apóstoles.

El día de Pentecostés estaban reunidos en un mismo lugar. De pronto vino del cielo un ruido -como el de una violenta ráfaga de viento- que llenó la casa donde estaban. Se les aparecieron unas lenguas de fuego que se fueron posando sobre cada uno de ellos. Quedaron llenos del Espíritu Santo y se pusieron a hablar en distintos idiomas, en los cuales el Espíritu Santo les concedía expresarse.

Padre Nuestro.

Ave María (10 veces)

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

4) CUARTO MISTERIO: Asunción de María Santísima al Cielo.

De la Primera carta de San Pablo a los Tesalonicenses: "Hermanos, no queremos que estén en la ignorancia respecto de los muertos, para que no se entristezcan como los que no tienen esperanza, porque si creemos que Cristo resucitó, de la misma manera Dios llevará consigo a quienes murieron con Jesús. El Señor mismo bajará del Cielo, y los que murieron en Él resucitarán, y así estaremos para siempre con el Señor".

Padre Nuestro.

Ave María (10 veces)

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

 

5) QUINTO MISTERIO: María Santísima es coronada como reina universal de todo lo creado.

"Tuve la visión del Cielo nuevo y la nueva Tierra, pues el primer Cielo y la primera Tierra ya pasaron. Entonces vi la Ciudad Santa que bajaba del Cielo del lado de Dios; oí una voz que clamaba desde el Trono: "esta es la morada de Dios entre los hombres; fijará desde ahora su morada enmedio de ellos, y ellos serán su pueblo y Él mismo será Dios con ellos. Enjugará toda lágrima y ya no existirá ni muerte, ni duelo, ni gemidos, ni penas porque todo lo anterior ha pasado"".

Padre Nuestro.

Ave María (10 veces)

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

PADRE NUESTRO EN LATIN (JUAN PABLO II):

Pater Noster, qui es in caelis, sanctificétur nomen Tuum, adveniat Regnum Tuum, fiat volúntas tua, sicut in caelo et in terra.

Panem nostrum cotidiánum da nobis hódie, et dimitte nobis débita nostra, sicut et nos dimittímus debitóribus nostris; et ne nos indúcas in tentationem, sed libera nos a malo.

Amén.

AVE MARIA EN LATIN (JUAN PABLO II):

Ave María, gratia plena, Dominus tecum, benedicta tu in muliéribus, et benedictus fructus ventris tui Iesus.

Sancta María, Mater Dei, ora pro nobis peccatoribus, nunc et in ora mortis nostrae.

Amén.



Letanias virgen maria


Señor, ¡ten piedad de nosotros,
Cristo, ¡ten piedad de nosotros,
Señor, ¡ten piedad de nosotros,
Cristo, ¡óyenos!
Cristo, ¡escúchanos!
Dios Padre Celestial, ¡ten piedad de nosotros!
Dios Hijo Redentor del mundo, ¡ten piedad de nosotros!
Dios Espíritu Santo, ¡ten piedad de nosotros!
Santísima Trinidad que eres un solo Dios, ¡ten piedad de nosotros!

Santa María, .......ruega por nosotros,
Santa Madre de Dios, .......ruega por nosotros,
Santa Virgen de las vírgenes, .......ruega por nosotros,
Madre de Jesucristo, .......ruega por nosotros,
Madre de la Iglesia, .......ruega por nosotros,
Madre de la divina Gracia, .......ruega por nosotros,
Madre purísima, .......ruega por nosotros,
Madre castísima, .......ruega por nosotros,
Madre Virgen, .......ruega por nosotros,
Madre Inmaculada, .......ruega por nosotros,
Madre amable, .......ruega por nosotros,
Madre admirable, .......ruega por nosotros,
Madre del buen consejo, .......ruega por nosotros,
Madre del Creador, .......ruega por nosotros,
Madre del Salvador, .......ruega por nosotros,
Virgen prudentísima, .......ruega por nosotros,
Virgen venerable, .......ruega por nosotros,
Virgen laudable, .......ruega por nosotros,
Virgen poderosa, .......ruega por nosotros,
Virgen clemente, .......ruega por nosotros,
Virgen fiel, .......ruega por nosotros,
Espejo de Santidad, .......ruega por nosotros,
Trono de la Sabiduría, .......ruega por nosotros,
Causa de nuestra alegría, .......ruega por nosotros,
Vaso espiritual, .......ruega por nosotros,
Vaso digno de honor, .......ruega por nosotros,
Vaso insigne de devoción, .......ruega por nosotros,
Rosa Mística, .......ruega por nosotros,
Torre de David, .......ruega por nosotros,
Torre de marfil, .......ruega por nosotros,
Casa de oro, .......ruega por nosotros,
Arca de la Alianza, .......ruega por nosotros,
Puerta del Cielo, .......ruega por nosotros,
Estrella de la mañana, .......ruega por nosotros,
Salud de los enfermos, .......ruega por nosotros,
Refugio de los pecadores, .......ruega por nosotros,
Consuelo de los afligidos, .......ruega por nosotros,
Auxilio de los cristianos, .......ruega por nosotros,
Reina de los Ángeles, .......ruega por nosotros,
Reina de los Patriarcas, .......ruega por nosotros,
Reina de los Profetas, .......ruega por nosotros,
Reina de los Apóstoles, .......ruega por nosotros,
Reina de los Mártires, .......ruega por nosotros,
Reina de los Confesores, .......ruega por nosotros,
Reina de las vírgenes, .......ruega por nosotros,
Reina de todos los Santos, .......ruega por nosotros,
Reina concebida sin la culpa original, .......ruega por nosotros,
Reina elevada al Cielo, .......ruega por nosotros,
Reina del Santísimo Rosario, .......ruega por nosotros,
Reina de la paz, .......ruega por nosotros,
Reina del mundo, .......ruega por nosotros,

Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, .......perdónanos Señor,
Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, .......óyenos Señor,
Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, .......ten misericordia de nosotros.

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo.

OREMOS:

Señor Dios Todopoderoso, haz que por la intercesión de Santa María -la Virgen- nosotros, tus hijos, vivamos alegres en medio de las dificultades del mundo, y alcancemos la felicidad de tu reino eterno. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.


Dios te salve, reina y madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva, a ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora abogada nuestra, vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos, y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre ¡Oh clemente! ¡Oh piadosa! ¡Oh dulce Virgen María!


Querida y tierna madre mía María ¡ampárame! Cuida de mi inteligencia, de mi corazón, de mi sentir, para que nunca cometa el pecado; santifica mis pensamientos, afectos, palabras y acciones para que pueda agradar a ti y a tu Jesús, y Dios mío, y contigo llegue al Paraíso. Jesús y María, dadme vuestra Santa bendición. En el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.




ícono de descargas. Download icon


ROSARIO MARIANO MEDITADO (MISTERIOS DE GLORIA).mp3
ROSARIO MARIANO MEDITADO (MISTERIOS DE GLORIA).doc
ROSARIO MARIANO MEDITADO (MISTERIOS DE GLORIA).pdf




Reina del Cielo; Madre de Dios; Virgen con Angeles




Anterior
Ir arriba
Gracias a la Sabiduria, se enderezaron los pasos de los mortales (Sab.9,18)