LA VERDADERA VIDA EN DIOS - EL CORAZON DE CRISTO (Padre Carlos Cancelado)


Seguir a Jesus  - cabecera




Dios es experto en multiplicar las cosas cuando confiamos y somos desprendidos ¡DIOS PROVEERA, NO TENGAS MIEDO!


SINOPSIS:

+ Dios tiene un propósito individual: un plan distinto y perfecto para cada hijo en particular

+ ¿Cómo se altera o retrasa ese plan de Dios? la culpa, resentimiento y el temor nuestro, alteran su plan

+ Pero si CREEMOS y hemos Orado, debemos CONFIAR y "lanzarnos" porque "el temor se vence con el amor" (1 Jn 4,8)

+ Materialismo: éste apego tambien interfiere en el Plan Divino hacia mí, porque no nos deja ser hijos. NO necesitamos ser ricos para aferrarnos a las cosas ¡DIOS NOS QUIERE LIBRES! Porque "las aves del Cielo no siembran ni cosechan, y sin embargo el Padre las alimenta" (Mt 6,24) ¡DIOS PROVEERA! ¡NO TENGAS MIEDO!


Virgen Milagrosa

+ Dios es experto en multiplicar las cosas cuando confiamos y somos desprendidos

La necesidad de SER ACEPTADOS tambien bloquean el Plan de Dios. Porque eso nos lleva a querer tomar el control en todo. La única aceptación que debemos buscar es la de Dios.

+ No podemos vivir una vida sin Dios. Porque lo que le da sentido a la vida es Dios. Una vida sin Dios es una vida sin sentido, y eso trae enojo, nerviosismo, frustración, enojo y nada nos satisface.

+ Vinimos a la Tierra para realizarnos, y para eso Dios le dio a cada uno DONES y TALENTOS, para que los trabaje y se realice.

+ Dios nos creó sólo con un propósito: PARA SERVIRLE A EL (en el prójimo): "porque tuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber....porque cuando lo hiciste con uno de éstos los mas pequeños, conmigo lo hiciste" (Mt 25,35)

+ Porque el mismo Cristo dijo: "Yo he venido a servir, no a que me sirvan" (Mt 20,28)

+ Finalmente, se mencionan muchos personajes bíblicos que aun con sus errores, defectos y debilidades, Dios los llamó a su servicio.








Imagen descargar. Download icon



LA VERDADERA VIDA EN DIOS - EL CORAZON DE CRISTO.mp3




Corazon de Jesus




Anterior
Ir arriba
Gracias a la Sabiduria, se enderezaron los pasos de los mortales (Sab.9,18)